• David Utrilla
  • Lugares

La batería de cenizas de Portmán

Portmán es una pequeña localidad de la región de Murcia, ya conocida en época romana, se encuentra al sur del municipio de La Unión junto a la sierra Minera de Cartagena a orillas de la Bahía de Portmán. Muy cerca se encuentra el monte de las Cenizas, donde se asienta en su cima la batería militar que quiero mostraros con estas fotografías.

Para llegar a este lugar debemos pasar Portmán y seguir por la carretera dirección a los Belones, a unos minutos de subir y antes del cruce para el Llano del Beal tenemos un camino a la derecha que es el que deberemos tomar. Un poco más abajo del camino hay un aparcamiento para dejar el coche, pero a mi siempre me pareció muy mosqueante encontrar cristales rotos en el suelo cada vez que hemos ido, me temo que son frecuentes los robos a coches en este sitio.

El acceso es bueno, tendremos que caminar media hora larga a buen ritmo entre pinares sobre un camino ancho que en tiempos estaría bien firme, ahora las piedras se desprenden y existen tramos bastante incómodos para caminar.

 

 

 

Unos pocos metros antes de llegar podemos disfrutar de esta vista panorámica de la Bahía de Portmán. Como se puede observar gran parte de la bahía se encuentra colmatada de los residuos de la minería, era habitual bombear agua del mar (el lavadero Roberto) para extraer la blenda, pirita y la galena y verter todo lo sobrante al mar Mediterraneo, 48 millones de toneladas de estériles, que equivalen a 30 millones de metros cúbicos, contribuyeron a la vez en un 50% a la entrada de metales pesados en el mar.

 

 

 

 Cuando llegamos a la puerta, no podemos dejar de sorprendernos al encontrar este curioso y monumental pórtico, inspirado en el templo de los guerreros blancos de Chichen Itzá, de estilo Maya-Tolteca. Simulan unas gigantescas serpientes emplumadas con la cabeza en la base 

 

 

 

 Las construcciones que conforman la batería se articulan en base a sus dos piezas de artillería (cañones Vickers) las entradas y túneles conducían a las diferencias estancias subterráneas: sala de máquinas, chillera de proyectiles, depósito de pólvora, cámara de carga y almacén de repuestos.

   

Estos monstruosos cañones de acero son Vikers modelo 1923, idénticos a los de la batería de Catillitos de Cabo Tiñoso. Poseen un calibre de 381 mm., 18 metros de longitud de tubo, 88 toneladas de peso y un alcance máximo de ¡35 kilómetros!

 

 

 

Tanto ésta, como otras baterías militares estratégicamente situadas desde el Cabo Tiñoso y ésta de Cabo Negrete, tenían como objetivo la defensa de la base naval de Cartagena. La acción conjunta de las 8 bateías principales de costa y las antiéreas, permitía evitar el acercamiento de cualquier enemigo.  

Una vista del interior de uno de los búnkers. Como se puede ver tenían pintados los perfiles de algunos barcos de guerra y aviones. Lo demás es puro arte moderno.

 

 

Me encanta esta, tiene pintados los principales montes que se divisan desde su posición, ¡y el faro de Cabo de Palos!

 

 

Una vista de 180º desde dentro de uno de estos puestos de vigilancia.

Una vista privilegiada a 300 metros sobre el nivel del mar.

 

 

 

 

 

Uno de los accesos subterráneos (no se puede entrar aquí)

 

 

 

 

 

Este edificio se encuentra abierto y se pueden recorrer sus oscuros pasillos.

 

 

 

 

 

 

 

Todo este complejo representa un ejemplo de arquitectura militar declarado Bien de Interés  Cultural.  

Ruta, Turismo

© David Utrilla Hernández 2019. Todos los derechos reservados.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  +34 925740397